lunes, 9 de enero de 2017

Blancos que los quiero blancos

Hay un fetiche más que siempre me acompaña: ropa interior, calzoncillos, trusas, interiores, briefs o como sea que se llamen, de puro e impoluto color blanco, estupendamente ajustados al contorno prodigioso de ese pedazo de carne que buscan proteger de todo mal. Difícilmente aguanto la tentación de arrancarlos a mordiscos...y meter mi lengua allá mismo, donde la tela tapa lo que deseamos todos







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada